Trabajo Colaborativo


Históricamente siempre se ha hablado del trabajo en equipo, ese trabajo  que es ejecutado por la unión de dos o más personas que cooperan por un fin común, sin embargo actualmente escuchamos del trabajo  colaborativo, entendido como aquellos procesos intencionales de un grupo de personas para alcanzar objetivos específicos, sustentados en principios filosóficos del bien común y del altruismo, y en principios operativos con enfoques de resultados, que buscan guiar el proyecto, y que comparten quienes forman parte de él, que por lo general suelen ser voluntarios y conocedores de la información que ponen de manera abierta a disposición de quien la requiera.
Dra. Carla Mena (*)

El trabajo colaborativo es también conocido como producción entre pares o colaboración de masas, y el término fue acuñado a Yochai Benkler, un catedrático de la Facultad de Derecho de la Universidad de Harvard, quien lo describe como un sistema de producción, distribución y consumo de bienes de información que se caracterizan por acciones individuales, descentralizadas, ejecutadas a través de medios ampliamente distribuidos al mercado, y cuya base principal es compartir el conocimiento.
Un ejemplo de trabajo colaborativo son las llamadas tecnologías de la información y la comunicación. En consecuencia, surge a partir de las posibilidades que ofrece internet para participar en proyectos masivos, lo que se ha convertido en un modo común de trabajo, que podemos observar, en los casos de Wikipedia, Linux, el Proyecto Gutenberg, entre otros.


El trabajo colaborativo es un trabajo masivo, en el sentido de los modos de comunicación de masas, como lo son la radio, la prensa y la televisión, ya que estos son vistos de forma simultánea por miles de personas, ubicadas en diversas lugares y que no tiene contacto entre sí, pero que se encuentran unidas por ese medio de comunicación.
Este tipo de trabajo se realiza gracias a la existencia de un sistema socio-técnico que permite que miles de personas cooperen eficazmente para crear un resultado que es de todos, y que no reconoce a un autor exclusivo, y que además puede usarse, independientemente de que se haya o no colaborado en su creación.

Estos esfuerzos colectivos, se llevan a cabo sin obligaciones formales entre sus colaboradores, ni entre estos y el proyecto. Son sostenidos por una combinación de voluntariado y de la buena voluntad de cada persona, la tecnología y en algunos casos de una Ley, que suele  ser una licencia, tal es el caso de Wikipedia, ya que sus textos están disponible bajo una licencia (CreativeCommons Atribución-CompartirIgual 3.0Unported), y como esta muchas otra organizaciones y que además trabajan sin fines de lucro. Es un trabajo altruista, asíncrono y deslocalizado e intrínsecamente motivador.
En fin, el trabajo colaborativo encierra una gran sinergia que permite la colaboración, para que el esfuerzo en conjunto se realice y permita alcanzar los objetivos propuestos. Desde las universidades se impulsa el trabajo colaborativo, ya que son muchas las iniciativas y proyectos sobre la base de este tipo de trabajo expresado en voluntades que trabajan en conjunto por el bienestar de un país.
El trabajo colaborativo es un proceso con especial potencial innovador y que promueve en las comunidades educativas un aprendizaje permanente.


(*) Dra. Seguridad Social.Profesora del Postgrado Ciencias Administrativas UCV.