Gerencia cognitiva






La reflexión sobre la producción de conocimiento en las ciencias administrativas nos conduce a considerar que dicho proceso es vital para la dinámica y el desarrollo de la organización como cuerpo social. En una época de cambios y de información como la actual, constituye el principal factor permanente de ventaja competitiva de una empresa, toda vez que es la base de su mejoramiento continuo y de la innovación, los dos pilares de la competitividad contemporánea.



Esmelin Graterol Guzmán (*)


Entre otras ventajas, la producción de conocimientos proporciona a los integrantes y colaboradores de las organizaciones adaptabilidad, que es la habilidad para resolver problemas y reaccionar con flexibilidad a las exigencias cambiantes del medio, sentido de identidad que es el conocimiento y visión, por parte de la organización, para determinar qué es, qué fines persigue y qué es lo que hace y, por último, pero no menos importante, la capacidad para ver la realidad en la que está inmersa de manera sistémica la organización, esto es la habilidad para buscar, percibir en forma adecuada e interpretar correctamente las propiedades reales del medio ambiente.

En efecto, el aprendizaje organizacional es, por definición, el trabajo que la empresa realiza para mantenerse actualizada frente a los cambios del entorno.



En el caso de la organización, este proceso es más complejo que en la órbita individual, pues las etapas de introyección y modificación requieren mayor socialización y están sujetas a fenómenos culturales altamente complejos. Un ejemplo de ello lo constituye la asimilación del fenómeno de la internacionalización y la desregulación que ha sido muy lento en algunos países del mundo y sobre todo de América Latina.

(*) Dr. Ciencias Administrativas. Post Doctor. Gerencia. Profesor del Doctorado en Gerencia UCV. Profesor Agregado. Facultad de Ciencias Económicas y Sociales UCV.