A.C.T.U.A.R.: Aproximaciones para el bienestar



¿Qué te viene a la mente cuando escuchas la palabra Venezuela?
Independientemente de si eres oriundo de estas tierras o de otra nacionalidad, seguramente un descriptor presente en el top ofthemind generalizado es crisis; sin embargo, esa palabra pareciera quedarse corta para el venezolano, que frecuenta describir la situación como desesperante, insólita e invivible.

Diana Hernández (*)

Los expertos en materia económica y política, como Asdrúbal Oliveros, afirman que no hay período de hiperinflación que dure 100 años ni cuerpo que lo resista, el tema es que cada día, cada segundo pareciera una eternidad para quienes tienen el reto de vivir dentro de las fronteras de la pequeña Venezia y los demás que aunque estén fuera, siguen siendo parte del sistema y viven con otros ojos la realidad, también según psicólogos se debaten entre la culpa, la frustración y la necesidad.

Ya los expertos en Hiperinflación nos han estado dando detalles de cómo está la situación económica y política, recomiendo en ese sentido el artículo de Prodavinci sobre este tema.
En términos emocionales y psicosociales muchas veces nos encontramos en un limbo, en el cual desaparece el todo y todos, nos estamos ahogando y no encontramos mano amiga, se nos arruga el corazón y se activa un coctel de emociones al ver a todos tomando vuelo, incluida la esperanza, dejando atrás la Cromo interferencia de Carlos Cruz Diez; repensamos, cambiamos la mirada y recordamos que estamos en la Tierra de Gracia, con paisajes y playas hermosas pero … “boom”… nos están dando tremenda movida, y ¡vaya movida!; tomamos aire y fuerzas, y arrastrados, logramos salir y nos lanzamos en la arena; no hemos terminado de tomar fuerzas, pero tristemente ¡ahora sí se cumplió el pronóstico de INAMEH! y nos azota un evento climatológico, y sí, sólo nos quedan dos opciones: nos dejamos llevar por los fuertes vientos y el agua sin rumbo ni destino conocido, y cuando ya creemos que no podemos más, escuchamos a lo lejos una segunda opción: “agárrate de tu palmera”, a lo Víctor Maldonado. Y yo elijo, así como muchos venezolanos, agarrarme de mi palmera y recordar que aunque en una maleta no me puedo llevar el Ávila, mis hermosas guacamayas, las arepas o a los panas, tengo una maleta cerebral que puedo ir llenando, casi sin fondo, con herramientas para la vida.

Porque así como la perla se crea luego de un proceso de transformación que implica heridas y dolor, nosotros también saldremos transformados de esta situación si elegimos A.C.T.U.A.R.
Basados en teorías de bienestar, psicología positiva y cerebro triuno, ese actuar debe centrarse en, entre otros elementos:
Apreciar constantemente a cada persona y oportunidad de aprendizaje que tenemos diariamente.
Compartir nuestras penas y glorias con nuestras redes sociales, las de verdad, esas constituidas por nuestros amigos, familiares, seres queridos, teniendo presente la importancia de comunicarnos con respeto. Se sugiere revisar la propuesta de diálogo, negociación y acuerdos de Elaine De Beauport y Aura Sofía Díaz basada en la emoción, la palabra y la acción.
Teamwork - Unión: porque sólo en equipo podremos gestionar mejor la complejidad en la cual nos encontramos inmersos.
Actitud positiva que implica, esa que implica reconocer la realidad en su completitud
Responsabilidad compartida, porque lo que me pasa y lo que nos pasa es responsabilidad de todos y cada uno de nosotros, en consecuencia es preciso que reconozcamos esto, que dejemos de buscar culpables y nos centremos en trabajar por la solución, preguntándonos más bien ¿qué puedo hacer al respecto?
Es decir, requerimos A.C.T.U.A.R. teniendo como centro que cada persona es sagrada, que el aporte de cada uno de es importante, que la diversidad de opiniones es fundamental para juntos construir las mejores soluciones.

En Hiperinflación, tendemos a centrarnos en buscar mecanismos para tratar los riesgos económicos, financieros, políticos, etc. Y quizá damos menos peso a los riesgos psicosociales que aumentan también de forma exponencial en este tipo de situaciones y son la base para tratar los primeros riesgos mencionados; sólo con personas con ciertos niveles de bienestar podremos tomar las mejores decisiones posibles.

Asumamos nuestra responsabilidad con nosotros mismos, por nuestro bienestar, como base para contribuir a desarrollar los cambios que queremos ver en el mundo, y en especial en nuestro país. Y tú ¿cómo te agarras de tu palmera? A armar y usar nuestra caja de herramientas, seguro así salvaré mi propia estrella de mar y algunas otras más.


 (*) Magister Scientiarum en Gerencia Empresarial.
Doctoranda en Gerencia.
Profesora, impulsora de programas y proyectos multisectoriales en pro del bienestar social.