Las organizaciones saludables y la gerencia de servicio


Desde finales de los años 80 y principios de los 90 las organizaciones han hecho grandes inversiones de dinero en su intento por ser cada día mejores, esperamos que hayan hecho un buen trabajo, porque para sobrevivir en un futuro muy cercano tienen que aprender que no es suficiente con querer ser una gran organización, hay que convertirse en una organización sana para poder competir con sus pares en el mundo. 

Esmelin Graterol Guzmán (*)

Los conceptos subyacentes a las organizaciones sanas son valiosos para tener éxito en un mercado tan competitivo, las organizaciones tienen que ser capaces de cambiar rápidamente; su gente debe ser capaz de adquirir y asimilar de forma acelerada nuevos conocimientos y habilidades. Aunque el conocimiento es una competencia necesaria, es insuficiente para alcanzar el éxito en el mercado.

Las organizaciones sanas comparten con organizaciones de conocimiento la meta de que todos adquieran continuamente conocimientos y habilidades, pero a ello agregan la meta mas crítica, que todos transmitan sus conocimientos a los demás.
En las organizaciones sanas los líderes consideran que enseñar es su responsabilidad, lo hacen y entienden que es lo mejor cuando no la única forma, de desarrollar en toda la organización personas que realizarán y presentarán ideas inteligentes acerca de la empresa.  La gente de las organizaciones saludables considera que enseñar es crítico para el éxito de su empresa, por ello suelen encontrar formas de hacerlo todos los días. Enseñar todos los días acerca de los asuntos críticos de la empresa permite evitar el enfoque confuso,  que ha plagado algunos esfuerzos de organizaciones de conocimiento;  lo cual algunas veces ha significado un retorno a la autoexploración y entrenamiento en relaciones interpersonales.

(*) Dr. Ciencias Administrativas. Post Doctor. Gerencia. Profesor del Doctorado en Gerencia UCV. Profesor Agregado. Facultad de Ciencias Económicas y Sociales UCV.